PLAN DE ÁREA DE HUMANIDADES – LENGUA CASTELLANA

HERMANA MARINA ÁLVAREZ GARCÍA
DIANA PATRICIA MÉNDEZ RODRÍGUEZ
ÉRICA VIVIANA BETANCUR

MEDELLÍN
2022

 

Contenido
1. PRESENTACIÓN
2. OBJETIVOS GENERALES
3. METODOLOGÍA
4. RECURSOS
5. EVALUACIÓN
6. ACTIVIDADES Y PLANES DE APOYO

 

1. PRESENTACIÓN

La asignatura de Lengua Castellana, hace parte de las áreas fundamentales y obligatorias manifiestas en la ley de educación nacional; es esta una de las responsables de la formación integral de los estudiantes. En la Institución Educativa La Asunción, se reconoce como una de las áreas de conocimiento, cuyo trabajo es vital para el alcance de las proyecciones institucionales, se tiene como uno de los principales motores cognitivos para el desarrollo de competencias y habilidades comunicativas.

La asignatura de Lengua Castellana, tiene fundamentos de su quehacer relacionados con los fines de la educación, específicamente con:

●             “El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos.”
●             “La formación en el respeto a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad.”
●             “La adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados, humanísticos, históricos, sociales, geográficos y estéticos, mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber.”
●             “El acceso al conocimiento, la ciencia, la técnica y demás bienes y valores de la cultura, el fomento de la investigación y el estímulo a la creación artística en sus diferentes manifestaciones.”
●             “La adquisición de una conciencia para la conservación, protección y mejoramiento del medio ambiente, de la calidad de la vida, del uso racional de los recursos naturales, de la prevención de desastres, dentro de una cultura ecológica y del riesgo y la defensa del patrimonio cultural de la Nación.”

En el proceso de formación de los educandos, la asignatura de Lengua Castellana hace aportes significativos que fortalecen su aprendizaje; por un lado, la adquisición de la lecto-escritura desde sus nociones iniciales, hasta sus prácticas efectivas y suficientes que les permitan acceder a la educación superior. Así mismo, se le da prioridad a los procesos de comprensión lectora, desde los primeros grados hasta undécimo, como plataforma formativa de inigualable valor y necesidad. El constante análisis y la frecuente reflexión, suscitadas por las variadas lecturas que se proponen desde la asignatura, generan aportes en el ámbito personal que permiten a los estudiantes prepararse desde lo cognitivo y lo humano, para avanzar en sus competencias para la vida.

En cuanto la educación inclusiva, desde esta asignatura se genera posibilidades de aprendizaje para aquellos estudiantes que por diferentes razones, requieren adaptaciones curriculares específicas, manifiestas en explicaciones directas, evaluaciones orales, trabajo con pares, trabajos o proyectos colaborativos, entre otros.

Desde la asignatura de Lengua Castellana, se busca formar usuarios competentes de la lengua materna, que puedan afrontar los diferentes retos relacionados con sus intereses específicos, visualizados desde cada proyecto de vida.

 

CARACTERIZACIÓN DE LOS ESTUDIANTES

En la básica primaria, específicamente en el grado primero, los estudiantes llegan presilábicos y manifiestan dificultad para alcanzar el nivel silábico; los problemas de direccionalidad hacen parte de los obstáculos que se deben trabajar.  En general, en los primeros grados su comprensión se dificulta cuando los textos propuestos no incluyen imágenes, en este sentido se tornan icónicos y desde ahí se abordan diferentes procesos para lograr los objetivos. En lo concerniente a la expresión oral, se puede notar que son limitados y tienden a repetir lo que dicen sus compañeros, no hay capacidades notorias para sustentar sus ideas. El proceso inicial, debe ser muy cuidadoso, porque al avanzar temen construir y dar a conocer sus propias producciones textuales. En la escucha hay falencias considerables, porque no acceden con facilidad a la comprensión de algunos conceptos, no obstante, hay una fascinación notoria por la lectura oral de historias y en este ejercicio logran largos periodos de concentración e interés sostenido. En los dos últimos grados de la básica primaria, hay comprensión de textos sencillos, sin embargo, en la producción textual presentan dificultades; falta ritmo constante de escritura en diferentes contextos. El dominio ortográfico no es suficiente para la exigencia que corresponde en el proceso de la asignatura, falta interés por este requisito gramatical.

Las estudiantes de los primeros grados de bachillerato cuentan con el dominio mínimo de las diferentes competencias de la asignatura, por un lado, su proceso de lectura ha sido irregular y por el otro, no ha habido un trabajo constante en el tiempo que les permita estar mucho más cualificadas para el desarrollo en esta área del conocimiento. Hay procesos por mejorar y atender desde la asignatura. Esto se ha dado de manera particular porque han estado por largos periodos de tiempo, sin el docente de la asignatura en los últimos tres años, de hecho, desde julio de 2015 a la fecha han pasado ya tres docentes diferentes en estos grupos.

En los últimos tres grados de bachillerato se ha notado el proceso lector, en este aspecto se ha avanzado de manera considerable, de hecho, el rendimiento académico de un buen número de estudiantes se ha fortalecido con las exigencias relacionadas con la lectura. En lo que atañe a la producción textual hay avances interesantes en la mayoría de las estudiantes tanto en la forma como en el contenido; en algunos casos, se han notado habilidades significativas con esta habilidad comunicativa. La comprensión de lectura ha progresado, hay mejores resultados en las actividades que requieren de esta competencia. En detalles de la lengua como la ortografía se ha progresado también, aunque sigue siendo un asunto para seguir trabajando. Las estudiantes manifiestan que se ven mucho más “avanzadas” en esta asignatura con respecto a otras instituciones del barrio.

 

2. OBJETIVOS GENERALES

Desde la ley general de educación:

●             Desarrollar las habilidades comunicativas para leer, comprender, escribir, escuchar, hablar y expresarse correctamente.
●             Ampliar y profundizar en el razonamiento lógico y analítico para la interpretación y solución de los problemas de la ciencia, la tecnología y de la vida cotidiana.
●             Propiciar la formación social, ética, moral y demás valores del desarrollo humano.
●             Desarrollar la capacidad para comprender textos y expresar correctamente mensajes complejos, orales y escritos en lengua castellana, así como para entender, mediante un estudio sistemático, los diferentes elementos constitutivos de la lengua.
●             Valorar y utilizar la lengua castellana como medio de expresión literaria y estudiar la creación literaria en el país y en el mundo.
●             Comprender la dimensión práctica de los conocimientos teóricos, así como la dimensión teórica del conocimiento práctico y la capacidad para utilizarla en la solución de problemas.

Además, institucionalmente tenemos:

●             Promover la lectura como ejercicio académico y personal, participando de las diferentes actividades y propuestas emanadas del proyecto de Lecto-escritura de la Institución.
●             Fomentar la habilidad escritural, como ejercicio evaluativo, como práctica personal para la expresión, como eje transversal de la formación académica y como posibilidad de creación artística.
●             Formar de manera integral, usuarios competentes de la lengua castellana.

 

3. METODOLOGÍA

La asignatura de Lengua Castellana, enfoca el trabajo dentro y fuera del aula, mediante estrategias teórico-prácticas, si bien es cierto, hay un contenido conceptual específico, también es cierto que esta rama del conocimiento permite la constante aplicación de lo aprendido.  El desarrollo de las clases obedece de manera preponderante al estilo y potencialidad del maestro, teniendo en cuenta momentos como la exploración de conocimientos previos, la explicación propiamente del tema, la aplicación conceptual y la socialización de resultados.

Se implementan ejercicios prácticos, donde los estudiantes son los protagonistas del acto educativo; así, con exposiciones, trabajos colaborativos, diálogos y reflexiones; son instados a ser partícipes de su formación en la lengua materna.

En los primeros grados (1°, 2°) se hace un trabajo particular, que corresponde a las fortalezas, habilidades, experiencias y formación de los docentes; todo orientado a que los niños adquieran las herramientas comunicativas, para avanzar en las propuestas académicas de los siguientes grados.  En los grados de tercero, cuarto y quinto, donde ya la asignatura es orientada por el mismo docente, hay un poco más de unidad de criterios, se implementan actividades que propenden al fortalecimiento de la ortografía, se hace un interesante proceso lector y se empieza a fomentar la habilidad en la producción textual.

Ya en secundaria se avanza en el conocimiento de los conceptos puntuales de la asignatura, se da mayor fuerza al trabajo específico del plan lector, mediante la lectura de obras literarias como novelas o relatos, así mismo, se aumenta la exigencia respecto a la ortografía y se motiva la producción textual mediante variadas propuestas. En los grados de 6° y 7°, se implementa la lectura de obras literarias que corresponden con la edad escolar, con las cuales se hacen variados ejercicios para dar cuenta de la comprensión. Particularmente, en los grados de 9°, 10° y 11°; se hace un trabajo con el plan lector, un poco más exigente, donde en cada grado hacen la lectura completa de treso cuatro obras literarias por período, de las cuales presentan ejercicio evaluativo. En décimo y undécimo, trabajan los informes de prensa, enfocados en sus intereses profesionales. La sugerencia de lectura se ha enfocado así:  en primaria se accede a la lectura de literatura infantil, para los grados 6º y 7º se recomienda literatura juvenil, en 8º privilegiar la lectura de obras literarias colombianas, en 9º procurar el acercamiento a obras latinoamericanas, en 10º conocer obras literarias españolas y en el grado 11º, dar prioridad a las obras literarias universales, especialmente, las que se han considerado como clásicos de la literatura mundial.

Son variadas las estrategias cognitivas, pedagógicas y meta-cognitivas que se emplean con miras al desarrollo y cualificación de competencias como: habilidad lectora, producción escrita, argumentación, expresión oral y comprensión general. Respecto a la ortografía, en todos los grados se hace énfasis y se implementan diferentes estrategias para su adquisición suficiente como usuarios de la lengua castellana, cada docente aplica desde su experiencia las ideas, actividades, talleres y demás; que contribuyan con este aspecto tan importante de la lengua escrita.

El empleo lúdico de la palabra, hace parte de las opciones metodológicas que se abordan en esta asignatura, permite incluir las vivencias de los estudiantes y propende por un clima sano de convivencia. Se hace estudio de la lengua de manera integrada y procurando la contextualización de los conceptos.

 

4. RECURSOS

Además del recurso humano, como el principal en el acto comunicativo y en el proceso de aprendizaje; en esta asignatura se cuenta con algunos textos guías, audiovisuales, fotocopias, medios de comunicación, redes sociales, material para la elaboración de carteleras y demás. Obras literarias de diversa índole. También, la bibliografía existente en la biblioteca escolar.

 

5. EVALUACIÓN

En el decreto nacional 1290 de 2009, son propósitos de la evaluación:

●             Identificar las características personales, intereses, ritmos de desarrollo y estilos de aprendizaje del estudiante para valorar sus avances
●             Proporcionar información básica para consolidar o reorientar los procesos educativos relacionados con el desarrollo integral del estudiante
●             Suministrar información que permita implementar estrategias pedagógicas para apoyar a los estudiantes que presenten debilidades y desempeños superiores en su proceso formativo
●             Determinar la promoción de estudiantes

En la asignatura de Lengua Castellana, se concibe la evaluación: objetiva, continua, valorativa, integral, formativa e incluyente. Los estudiantes son evaluados, teniendo en cuenta las cuatro habilidades comunicativas: escuchar, hablar, leer y escribir, además, se tiene en cuenta el comportamiento en el desarrollo de las actividades asignadas.

Atendiendo a las disposiciones del SIE, la intensidad horaria de esta asignatura, implica que en el 80%, que corresponde al seguimiento, se trabajen por lo menos 5 notas que se deben consignar en el sistema de calificaciones; así mismo, se aplica la prueba de período, la cual debe tener en cuenta el estilo de las características de las pruebas SABER y corresponde al 15% del periodo. En la Institución Educativa La Asunción, en primaria 70% para Lengua Castellana y 30% para Inglés; en secundaria cada una con un valor de 50%.

Entre las estrategias que se implementan para “evaluar” los procesos de los estudiantes, tenemos: la observación directa, las pruebas formales e informales aplicadas con sistematicidad, los juegos literarios, los proyectos de desarrollo individual, técnicas grupales (exposiciones, debates, entre otros), centros literarios, la lectura de diferentes textos, los diálogos, la producción textual, las consultas, los diferentes talleres y demás. La evaluación de las obras literarias que se leen en los últimos tres grados de bachillerato se hace en dos partes a saber: en la primera el enfoque es literal y el estudiante debe dar cuenta de la lectura del libro asignado; aprobando la primera parte puede acceder a la segunda, donde se busca que además de interpretar, haga ejercicios de argumentación y proposición, tomando postura frente a la obra y analizando su contenido con preguntas orientadoras.

La ley 115 de 1994, en el capítulo III y en varios artículos (del 80 al 84, y en el 119 entre otros), expresa la necesidad de efectuar evaluación del y en el proceso educativo. Para tal fin contempla un sistema nacional de evaluación de alumnos y docentes, institucional, curricular y del aprendizaje.

La participación de cada estudiante en el proceso de evaluación va más allá de ser el sujeto “evaluado”, cada uno tiene la posibilidad de acceder a la autoevaluación, la hetero-evaluación y la coevaluación; dando así una visión global y completa del proceso de aprendizaje, de ahí se deriva el 5% del resultado final del período.

Entre las premisas fundamentales que se consideran para la evaluación, se tienen en cuenta los Derechos Básicos de Aprendizaje, como referentes de lo que cada estudiante puede y debe lograr en su proceso de aprendizaje, así mismo, “la matriz de referencia” que ofrece el Ministerio de Educación, en el material que entrega anualmente a las instituciones, para el trabajo correspondiente al Día E.

En el caso de los estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, se tienen en cuenta de manera específica las recomendaciones emanadas de los especialistas médicos, quienes además de diagnosticar, hacen observaciones directas sobre los procesos de aprendizaje de sus pacientes y estas, se hacen llegar a la institución y se dan a conocer a los diferentes docentes. En el caso de los estudiantes cuyos ritmos de aprendizaje son diferentes a los de la mayoría, se analiza cada caso y se ofrecen alternativas para que estos alcancen sus logros con el apoyo de los docentes y compañeros. Los procesos evaluativos buscan que los estudiantes demuestren sus competencias como usuarios de la lengua materna y en este sentido, cada uno tiene unas particularidades que se tienen en cuenta. Por ejemplo, hay estudiantes que logran mayor producción desde lo oral y es así como se le trata de evaluar en las ocasiones que es posible, hay otros que tienen dificultades con la escritura, pero trabajan en ella, no obteniendo los mismos resultados que la mayoría, pero si avanzando en sus propios procesos.  Cuando se hace necesario se consulta la “Guía # 12, fundamentación conceptual para la atención en el servicio educativo a estudiantes con necesidades educativas especiales”, en la cual hay orientaciones valiosas que orientan el trabajo y dan luces sobre las posibilidades que hay con los alumnos que requieren otras estrategias.

 

6. ACTIVIDADES Y PLANES DE APOYO

Consignado en el SIE, los estudiantes tienen la oportunidad de recuperar, es por ello que al finalizar cada período, se implementan ejercicios, actividades, talleres, evaluaciones, entre otros; que le permitan superarse y avanzar en el proceso de la asignatura. También, al finalizar el año lectivo, tienen la oportunidad de presentar talleres y sustentaciones, para aprobar la asignatura, en el caso de no haberla aprobado para el año.

Estipulado también en el SIE, los educandos pueden presentar y cumplir con los requisitos para acceder a la promoción anticipada.

Todos estos asuntos, se realizan siguiendo el protocolo institucional para tales efectos, el cual conmina a los docentes a entregar en fechas establecidas, los talleres y pruebas que correspondan al momento del año escolar.




Mineducación
Seduca
Nariño - Antioquia
Icfes
Gobierno en Línea



¡Tu navegador no está actualizado!

Actualiza tu navegador para ver este sitio correctamente. Actualizar ahora

×